En el mes de julio de 2019 quedó anulada la norma UNE 197001:2011 “Criterios generales para la elaboración de informes y dictámenes periciales”, siendo sustituida por la UNE 197001-2019 “Criterios generales para la elaboración de informes periciales”.

Esta norma especifica los requisitos de estructura para los informes periciales, sin determinar los métodos y procesos específicos para la elaboración de los mismos, y es la que utilizamos en los informes periciales que emitimos desde el laboratorio de Análisis Documental y Forense, habiendo sido adquirida el pasado 16/09/2019 como paso previo y obligatorio para su utilización.

norma-anulada-une-197001

 

Los principales cambios respecto de la anterior son, además de que ahora las normas son editadas por UNE y no por AENOR, el cambio del título, el aumento del tamaño de la letra en su contenido, el disponer de una redacción más clara, el añadir como norma para consulta indispensable para su aplicación a la UNE-EN 16775 “Servicios periciales. Requisitos generales para los servicios periciales”, el definir el certificado de cualificación profesional (documento que constata que el profesional ha sido instruido en la materia objeto de la pericial) y el de experto certificado (profesional titulado instruido en la materia objeto de la pericial), el distinguir entre dictamen e informe pericial o el incrementar los datos de identificación del informe, entre otros.

nueva-norma-une-197001

 

Respecto a las “normas de consulta” indicar que, tanto la norma anulada como la vigente, hacen referencia a la UNE 50-132-94 “Documentación. Numeración de las divisiones y subdivisiones en los documentos escritos”, lo que implica que los apartados se numeran sin ningún signo ortográfico después del último número, esto es, no es válido el apartado “1.- xxx“ sino que lo es el “1 xxxx” y para los sub-apartados es válido el “1.4.1 xxxx” pero no lo es el “1.4.1. xxx” por este punto al final.

Si bien es cierto que no hay obligación legal, o de otro tipo, para seguir esta norma en la elaboración de informes periciales, es muy positivo que todos los peritos intentemos seguir el mismo “guión”, por decirlo de alguna manera, y se contribuya a la transparencia, la reproducibilidad y la garantía de las actuaciones que la normalización nos pone a nuestra disposición.